Familias de desaparecidos piden intervención al cementerio de Tumaco

Los cuerpos de personas enterradas sin identificar pueden ser víctimas de desaparición forzada.

En Tumaco, Nariño, se realizó ayer una audiencia pública sobre las víctimas de desaparición forzada en ese departamento. Durante la audiencia, los familiares de los desaparecidos le solicitaron al Gobierno que les ayude a encontrar a sus seres queridos y reportaron que en el cementerio de esta población podrían estar los restos de algunos de los desaparecidos.

La audiencia en Tumaco fue convocada por la Cámara de Representantes y en ella participaron Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, los congresistas Alirio Uribe, Iván Cepeda y Ángela María Robledo, la directora del grupo de Búsqueda de la Fiscalía, María Montano, y delegados de las víctimas.

Según datos del Colectivo Fals Borda -uno de los promotores de la audiencia-, hay cerca de 56 tumbas que corresponden a personas no identificadas y sepultadas entre 1989 y el 2018.  De esos restos, "45 corresponden a hombres, 2 a mujeres y sobre los otros no se pudo determinar el sexo debido al estado de deterioro de los cuerpos.", explicó César Santoyo director del colectivo.

En la audiencia los delegados de las entidades públicas recibieron de primera mano los testimonios y solicitudes de las víctimas. Se destacó la necesidad de impulsar una política pública para la administración de cementerios, con especial atención en el manejo de los restos y la información de las personas inhumadas que no son identificadas.

Para la Mesa Departamental de Desaparición Forzada de Nariño, el problema supera la capacidad de las autoridades locales, ya que Tumaco es un municipio de sexta categoría que no cuenta con el dinero para un plan de manejo del cementerio. La falta de un plan de manejo genera que las personas sepultadas sin identificar se encuentren desperdigadas a lo largo y ancho del campo santo.

Además, asegura Cesar Santoyo, en el caso de Tumaco hay un subregistro sobre el número de personas enterradas. El problema radica en que existen varios registros oficiales que se contradicen.

El problema con el manejo de los cuerpos enterrados sin identificar está extendido por todo el país. Según los datos del Ministerio del Interior entregados al colectivo Fals Borda, en 426 municipios en todo el país hay enterradas cerca de 26.000 personas no identificadas. Mientras que el censo nacional reportó 20.453 cuerpos no identificados, de los cuales 5.738 están en fosas comunes.

Ampliar información