La Comisión de la Verdad en Colombia es la única del mundo con enfoque étnico

Inicia la Casa de la Verdad en Tumaco - Nariño

- En Tumaco hay entre 88.000 y 120.000 víctimas de la guerra, lo que equivale a cerca del 50% de la población del municipio.

- "A pesar del miedo y las condiciones de seguridad la comunidad necesita contar la verdad sobre la guerra y tiene una gran esperanza de lo que puede significar la Comisión de la verdad para que la guerra nunca más vuelva a llegar al territorio." Víctima de desaparición forzada.

El Pacífico Nariñense, conformado por 12 municipios, se encuentra desde hace décadas en abandono por parte del Estado. El último informe de la organización estadounidense Human Rigth Watchcaracteriza que esta es una de las regiones del país con los índices de violencia más elevados, sólo en Tumaco la tasa de homicidios es tres veces mayor al promedio Nacional y hay una evidente y directa relación entre la falta de acceso a derechos fundamentales y la exacerbación de la violencia.

Conozca aquí el informe de HRW >> https://bit.ly/2YM5AJX

Esta región no tiene una red hospitalaria con capacidad de atender servicios de niveles III y IV, no hay cobertura de educación superior, no hay infraestructura vial, no hay empresa, de hecho, los habitantes relacionan un debilitamiento intencional del comercio y la economía como antesala del fortalecimiento de las actividades ilícitas.

En los dos municipios que conforman la zona Pacífico Sur del departamento, San Andrés de Tumaco y Francisco Pizarro, suman 214.708 habitantes, todos pertenecientes a minorías (7.461 indígenas y 139.496 afrocolombianos) que le reclaman al Estado colombiano para que no los siga haciendo víctimas del racismo estructural. 

Hoy, la cotidianidad de los habitantes y el potencial económico del territorio, basado en la agricultura y la pesca, se encuentran minados por los altos niveles de corrupción y la actividad de grupos armados al margen de la ley como dueños y promotores del narcotráfico.

Con el contexto latente de vulneración de derechos y una historia de violencia que ha marcado a la población con delitos de lesa humanidad, que dejan aproximadamente 120.000 víctimas (únicamente en Tumaco), la Comisión de la Verdad, juntos con las organizaciones y autoridades locales, instaló los días 28 y 29 de marzo en el municipio de Tumaco, La Casa de la Verdad, espacio que tiene como misión apoyar a las víctimas de esta región del departamento en todo este proceso de esclarecimiento frente a lo ocurrido y generar garantías para que las víctimas puedan contar la guerra. 

En un acto abanderado por las mujeres que han tenido la carga de buscar a las víctimas de desaparición forzada y llevar el dolor de la muerte, la incertidumbre y la desidia del Estado, fue expuesta la situación de riesgo en la que se encuentran las y los líderes sociales, las necesidades presentes en el territorio en términos de acceso a derechos, la priorización que debe darse a la atención con enfoque étnico y sobre la necesidad de contar la verdad, en palabras de una de las víctimas y cantaoras presentes: 

“A pesar del miedo y las condiciones de seguridad la comunidad necesita contar la verdad sobre la guerra y tiene una gran esperanza de lo que puede significar la Comisión de la verdad para que la guerra nunca más vuelva a llegar al territorio.”

Las comunidades, el equipo de la Casa de la Verdad conformado por personas provenientes del Pacífico Nariñense y las organizaciones presentes, señalaron que el enfoque étnico de la Comisión de la Verdad debe significar, para las víctimas, la posibilidad de construir los relatos desde sus elementos culturales como gran aporte a la verdad y la memoria. En ese sentido, las mujeres víctimas cantaoras, en una apuesta de organización colectiva, presentaron de manera preliminar lo que podría llamarsecantar y contar la verdady que se consolidará como aporte a la Comisión y a la memoria en el país.

En el marco de este proceso acompañado por el Colectivo Orlando Fals Borda, estuvo presente el fotógrafo Jesús Abad Colorado quien ha recopilado los rostros e imágenes históricas de la guerra en Colombia y retrata en esta ocasión al grupo de cantaoras víctimas de desaparición forzada en Tumaco.  

Vea aquí el tráiler del documental producido a partir de la última exposición fotográfica de Jesús Abad Colorado “El Testigo” >> https://bit.ly/2q9elxv

 

--

Colectivo Orlando Flas Borda